“Esto es Pumarín”. La Copa Princesa por Roger Fornas

28 enero 2017

 

¡Qué final! Oviedo y Burgos nos han brindado una extraordinaria final de la Copa Princesa.

Nostra Damus

La baja de Dani Pérez, uno de los bases más en forma de la liga y pieza fundamental de Oviedo, hacía cambiar muchas quinielas sobre el ganador de la final y aumentar la incertidumbre del resultado en la previa del partido. Una de ellas, la del autor de esta crónica, que, para variar, falló en su predicción. Javi Vega solía llamarme Nostra Papus el año pasado por el dudoso talento predictivo que atesoraba.

Pero, ¿para qué hundirse solo? De los 17 capitanes de la liga, solo 8 acertaron en su pronóstico y uno solo (Sergio Pérez del Cáceres) acertó el MVP. ¡Enhorabuena, Sergio!

El partido

El partido empezó muy de cara para los locales que, impulsados por un Pumarín lleno hasta la bandera, tuvieron un acierto tremendo en los primeros compases. A pesar de su mayor experiencia, Burgos empezó más errático, pero sin perder la cara al partido, ni al marcador.

En el segundo cuarto la tónica fue la misma, llegando a tener Oviedo ventajas de entre 9-12 puntos. Burgos empezó a realizar variantes defensivas cambiando de zona a individual y viceversa hasta llegar al descanso (42-33).

Foto FEB.es

Foto FEB.es

Al comienzo de la segunda mitad, el acierto visitante aumentó sensiblemente y parecía que la famosa “táctica del conejo” del añorado Manel Comas, se iba a cumplir a la perfección. Pero, cómo la afición local canta…”Esto es Pumarín” y nada se puede dar por sentado, ¡nunca!

Los últimos minutos fueron alocadamente ordenados. Dos triples claves de Santana, esfuerzos titánicos de Javi Vega en el poste bajo, errores en ambos lados, Miquel Salvó (MVP) anotando tiros libres clave. En definitiva, una FINAL de Copa Princesa.

Espectáculo

Más allá del análisis del partido, éste nos dejó jugadas espectaculares. Mates de Dos Anjos, Hernández-Sonseca, Soluade (el de éste último espectacular por encima de los 218 centímetros del joven brasileño). Tapones, lucha debajo de los tableros, penetraciones de Lofberg (¡va sin clase este jugador!), defensas al límite y un largo etc. que seguro no dejaron indiferente a nadie.

32434192651_f1673d4d94_z

Foto: FEB.es

Pero no sólo los jugadores y cuerpos técnicos pusieron el espectáculo, también las aficiones. El horario y el aforo limitado de un pabellón tan característico añadieron una mayor dificultad al aficionado el poder asistir al partido. Pero, no sólo no fallaron, sino que estuvieron animando constantemente. Mención especial a la afición burgalesa, que perdían en número, pero que desde nuestras casas se les podía escuchar a través de la retransmisión.

 

¿Dónde estaríamos sin la afición?

Vimos en precioso ambiente en Granada, con más de 6.000 personas en la copa Leb Plata. Ayer una final de la Copa Princesa en un pabellón abarrotado donde se quedó mucha gente sin la oportunidad de poder entrar.

Ante eso, solo se puede decir gracias. Los jugadores, por nuestra parte, seguiremos intentando daros espectáculo.

¡Enhorabuena al campeón!


Roger Fornas

Jugador Palma Air Europa