Exceso de generosidad en el Campus ABP 2016

27 agosto 2016

“Estamos aqui para ayudaros”.

La frase es de Francis Tomé en el primer minuto del Campus ABP. Una concentración de 5 días donde el objetivo es claro y por todos conocido: afrontar la pretemporada de la mejor manera posible.

Se dice que los excesos no son buenos, pero en este Campus ha habido uno. Exceso de generosidad diaria por parte de los jugadores. Generosidad en el esfuerzo, sin importar el calor, sin importar las dobles sesiones, sin importar el trabajo físico de primera hora. Pero también ha habido generosidad en los consejos de los veteranos a los más jóvenes: cómo pasar mejor un bloqueo, dónde buscar ese “extrapase” o alguna que otra “colleja educativa” para que no bajara la intensidad.

También hemos enonctrado exceso de generosidad del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes en la cesión de instalaciones y la permanente ayuda de todos los trabajadores del Polideportivo Dehesa Boyal ha sido clave y no podemos dejar de remarcarla y agradecerla.

Sesión a sesión y día a día se ha podido comprobar cómo los jugadores se iban aclimatando al ritmo de trabajo, cómo las sesiones de tiro mejoraban (aunque se acercaba la hora de comer y el hambre hacía mella en los porcentajes de alguno), cómo las sesiones colectivas de la tarde eran más vistosas según se conocían mejor.

Campus ABP 2016Hay jugadores veteranos en los Campus, que año tras año eligen nuestra opción para poner a punto la maquinaria antes de incorporarse con sus equipos. Ellos son el pegamento necesario para que los nuevos y los jóvenes se integren perfectamente en la dinámica.

Trabajo intenso, autoexigencia y buen ambiente son los ingredientes para que la receta del Campus ABP sea un éxito. Es una satisfacción ver como al acabar el último entrenamiento, los jugadores saben que han hecho un buen trabajo, que lo han dado todo y se buscan a ellos y a los entrenadores para abrazarse. Los valores de trabajo en equipo y compañerismo están muy presentes estos cinco días. Y eso nos anima a mejorar cada año un poco más esta concentración.

No queremos pasar por alto un aspecto importante. La totalidad de los jugadores que han acudido al Campus ABP están estudiando. Un mensaje para los jóvenes: se puede estudiar y ser profesional del baloncesto.

Sólo nos queda agradecer a los jugadores ese esfuerzo, esa generosidad de dejar una semana de sus vacaciones para venir aquí a mejorar y a ayudar a mejorar a sus compañeros. Sin vosotros nada de todo esto tiene sentido.

¡Nos vemos en el Campus ABP 2017!