Iván Martínez. La autoexigencia como estandarte.

17 julio 2018

Iván Martínez tiene, en apariencia, ese carácter tranquilo castellano. Disfruta hablando tranquilamente de baloncesto o de cualquier otro tema. Cuando entra en pista, enciende su interruptor de exigencia y lo pone al máximo nivel. Excelente compañero

1.- El año pasado al acabar el Campus estabas en LEB Plata, en un par de semanas pasaste a jugar en Euroliga. Un gran salto. Dinos 3 aprendizajes que te llevas de tu mochila.

Es un cambio enorme con una diferencia abismal entre ambas competiciones. Formar parte de un equipo que juega Euroliga, con todo lo que eso representa a nivel de exigencia y trabajo es, quizás, el mayor aprendizaje: aprender a trabajar a este ritmo. El segundo aprendizaje ha sido formar parte de Baskonia y de esta plantilla. Esto me ha permitido jugar en el Buesa Arena y a disfrutar de esta afición que es increíble. Y otro aprendizaje ha sido a nivel personal. Mis compañeros son estrellas, pero en el trato son muy normales, asequibles y desde el primer día hicieron lo posible para que me sintiera integrado y cómodo.

2.- Pero tampoco ha debido ser una temporada fácil a nivel profesional. Poca presencia en pista y pocas oportunidades. Aún así, la afición te está muy agradecida y las muestras de cariño han sido constantes. En este caso, ¿cómo un jugador ayuda al equipo?

Obviamente, no es fácil para un jugador de baloncesto no saltar a la pista o tener pocos minutos. Pero yo me preparé la competición sabiendo que habría pocas posibilidades y valorando otros aspectos: trabajar a otro nivel de esfuerzo, con otros compañeros a los que tengo que ayudar. Eso me llevó a subir mi exigencia y estar preparado cuando el equipo lo ha necesitado.

También es importante saber ayudar a los compañeros en el vestuario. Desde mi posición podía aportar otra visión que creía que les podía servir en momentos puntuales.

3.- ¿Cómo te planteas la temporada que viene?

No tengo un plan a largo plazo. Estoy trabajando en estos meses para aprovechar y mantener el cambio físico que he tenido entrenando para Euroliga. Quiero que esto me sirva para poder jugar el año que viene a mi máximo nivel.

Foto Kirolexpres.com

4.- El año pasado fue tu primera participación en el Campus ABP. ¿Cómo te sentiste? ¿Repetirás?

Me lo recomendaron varios compañeros y me animé a ir. Son 5 días donde trabajas con un excelente ambiente, con una autoexigencia de trabajar duro para aprovechar el tiempo. La ABP nos pone unas muy buenas instalaciones, cuerpo técnico y muchas facilidades. En definitiva, una experiencia muy satisfactoria y por supuesto, repetiré.

5.- Eres de esos jugadores que te preocupas por tu futuro. Estudiaste CCAFyD, y aunque aún te queda para dejar las pistas. ¿hacia dónde crees que irá tu futuro profesional?

Es algo que se lo agradezco a mi familia que me “exigieron” que no dejara nunca de lado los estudios si quería dedicarme al baloncesto profesional. Así que eso he hecho. Compaginar estudios y entrenamiento. He aprovechado el tiempo para formarme y tener un mejor futuro. Con mis estudios tengo varios caminos por los que ir. Ya veré cuál me atrae en cada momento: docencia, preparador físico