Miquel Feliu: ““Ojalá lo ocurrido sea un punto de inflexión”

12 abril 2013

Miquel Feliu, el capitán del CB Lleida nos cuenta la experiencia de esta temporada, en la que “los jugadores hemos sufrido mucho, pero, al mismo tiempo, la situación ha reforzado los lazos de lo que era un buen grupo hasta convertirlo en una pequeña familia”.

Han sido meses de dificultades en los que, a pesar de los incumplimientos contractuales, los miembros del equipo han dado un mayúsculo ejemplo de profesionalidad. “Somos jóvenes y nos apasiona el baloncesto, y, sobre todo, aún con los problemas, hemos mantenido la cabeza en el deporte. El baloncesto es nuestra vida”, explica Miquel con un tono de firme convicción y seguridad. En un ejercicio de responsabilidad “decidimos que lo mejor era mantener todo nuestro esfuerzo y concentración en el deporte”, concluye.

El jugador agradece el apoyo y el asesoramiento de la ABP en los difíciles momentos que han vivido y en la solución del conflicto. En relación al acuerdo final con el club, el capitán explica que no ha sido fácil, ya que ha supuesto una renuncia de parte de los salarios que les correspondían conforme a los contratos que habían firmado con el club. “Hemos intentado racionalizar la situación y tomar la mejor decisión para todos en ese momento. No es fácil renunciar a parte de lo que legítimamente te corresponde, pero creo, honestamente, que hemos todo la mejor decisión posible para todos”. Miquel quiere resaltar “que en la decisión ha pesado el deseo de que el club se consolide y de que lo ocurrido haya sido un punto de inflexión en el baloncesto ilerdense”.  Y el capitán termina rememorando sus inicios en el baloncesto: “soy de Manresa y sé lo qué es. Cuando veo jugar a los chavales de nuestra cantera, pienso que me gustaría que ellos también tuvieran un club de referencia”.