“Nada que ganar y mucho que perder” por Tomás Bellás

9 septiembre 2015

Cogiendo el testigo de su ex-compañero y amigo Javi Beirán, Tomás Bellas ha querido contribuir al serial de análisis que desde la ABP estamos haciendo del Eurobasket 2015.

 

Islandia es ese tipo de equipo que nunca se rinde y juega con el corazón. Competitivos a pesar de no tener opciones de seguir adelante en el torneo. En defintiva, el partido era de esos que son difíciles de jugar.

Hemos comenzado con una pequeña renta que parecía se incrementaría cada minuto. Pero sus cambios defensivos nos han hecho sentir incómodos, doblando en el poste a Pau Gasol en cada balón que tocaba.

tomas bellas_2

Foto: CAI Zaragoza

La movilidad de los islandeses nos ha generado muchos problemas, sus penetraciones constantes han permitido tiros fáciles con un alto porcentaje de acierto, así como la permisibilidad de poder tirar en cualquier momento de la posesión. Nos hemos visto superados en el uno para uno, regla básica de la defensa.

En la segunda parte hemos mostrado el potencial que tenemos cuando defendemos y la diferencia real entre ambas selecciones. Destacar la actuación de Nico Mirotic, al que necesitarán a este nivel para llegar lejos. Además, Sergio Scariolo ha podido dar minutos a los menos habituales y descanso a los que lo necesitaban.
La clave del éxito de este equipo será la defensa (en las dos derrotas se han encajado 80 y 105) y el acierto en el tiro de 3.

20658635103_e631bcd7df_z

Foto: Baloncesto FEB

He visto que en los últimos minutos de los partidos apretados buscamos demasiado a Pau Gasol como si fuese el único capaz de “sacar las castañas del fuego”. Sin duda, es el jugador mas determinante de Europa y del equipo, pero sus compañeros están también acostumbrados a tomar decisiones importantes. Con ello quiero decir que seríamos menos previsibles para los rivales. Algo que sin duda, nos dará versatilidad.

Estoy echando de menos la chispa con la que Chacho, Sergio Llull y Rudy nos tienen acostumbrados a jugar en el Real Madrid. Y no hablo sólo de acierto sino de desparpajo. Necesitamos esa chispa y ese desperpajo.

Las expectativas para España son siempre máximas y parece que en cualquier tropiezo se acaba el mundo. Nada mas lejos de la realidad, en un Eurobasket ningún partido es fácil. Seguro querrán reivindicarse de aquí en adelante que es cuando empieza lo de verdad.

¡¡¡A por ellos!!!

Tomas Bellás

Jugador Cai Zaragoza