“La ACB busca la desprotección del jugador”

9 febrero 2018

A raíz de la convocatoria de huelga anunciada ayer, la ABP quiere aclarar algunos aspectos sobre los que la ACB no está siendo fiel a la verdad.

El Fondo Social es un derecho que ganaron los jugadores de baloncesto hace más de 30 años y que se ha ido manteniendo generación tras generación. El destino de esta cantidad está dedicado a la defensa, representación y actividades en favor de todos los jugadores profesionales de baloncesto. Se trata de que los jugadores también dispongan de una mínima parte del dinero que se genera para su asociación.

A lo largo de una temporada, desde la ABP se atienden multitud de llamadas de los jugadores, sin importar la liga donde jueguen o su nacionalidad, que demandan distinta información:

  • Impagos y reclamaciones de cantidad
  • Aclaraciones sobre derechos recogidos en el convenio colectivo
  • Aclaraciones sobre la firma de contratos y sus cláusulas y condiciones
  • Problemática derivada del derecho de tanteo
  • Problemas en las relaciones con los agentes y representantes
  • Asesoramiento para acudir al Fondo de Garantía Salarial

Dentro de sus actividades, la ABP también ayuda al jugador en otras facetas:

  • Asistencia en el caso de lesiones
  • Asistencia para problemas familiares graves con ayuda económica incluida
  • Becas para mejorar su formación en idiomas
  • Acuerdos con distintas organizaciones educativas y formativas que ayuden al jugador a preparar su futuro laboral
  • Organización de un campus en verano qué sirve para muchos jugadores como pretemporada y para otros como una vuelta a la cancha tras lesiones

Todas estas actividades se desarrollan gracias al Fondo Social y conllevan un despliegue de recursos humanos, económicos y para ofrecer un servicio de altísima calidad como así reconocen los propios jugadores. La reducción del Fondo Social por parte de la ACB busca la desprotección del jugador.

La relación de la ABP con los jugadores es directa, permanente, transparente y honesta. Desde el inicio de las negociaciones de este convenio colectivo, las conversaciones se han intensificado y se ha recogido las preocupaciones y demandas del colectivo. Son estas peticiones las que se han llevado a la mesa de negociación y las que se han defendido.

El colectivo está informado de cualquier avance y se muestran firmes y unidos ante la actitud de la ACB y a pesar de las presiones que están sufriendo de sus propios clubes.

Desde hace un tiempo es común que todas las organizaciones de este deporte ninguneen y obvien a los deportistas, verdaderos protagonistas. Los jugadores no pueden estar apartados de las mesas de negociación y no pueden sufrir los chantajes que vienen siendo habituales.

Cualquier jugador de baloncesto lo que más desea es jugar. Nadie puede olvidarlo. Pero todos los jugadores de baloncesto son trabajadores que también quieren defender sus derechos.

Lamentamos los posibles perjuicios que se puedan ocasionar y deseamos que la ACB recapacite y entienda que la ABP no es su enemigo, sino que deben ser aliados para el impulso del baloncesto en España.