La Copa del Rey en sorbos pequeños. Alfonso Reyes

22 febrero 2017

No es casualidad que los dos equipos que han jugador la final cuenten con un bloque sólido de nacionales y de jugadores con arraigo” Alfonso Reyes lo tiene claro: es una apuesta ganadora. Reconoce el presidente de la ABP que le “encanta ver que la gente conozca a los diez jugadores que hay en la pista“. El futuro del baloncesto español pasa, entre otras cosas, porque el aficionado se sienta identificado y que “haya interés por acudir a los pabellones”.

Hemos visto una Copa “emocionante con prórrogas, partidos donde en el último minuto se daba la vuelta al marcador“. El pabellón lleno y el elemento característico y diferencial de cada edición de la Copa del Rey de “la máxima educación y hermandad entre las aficiones” son otros elementos que Reyes destaca.

Foto Esteban Mora / Planetacb

Foto Esteban Mora / Planetacb

Alfonso coincide con Rafa Jofresa en la necesidad de que exista la sensación de que puede haber sorpresas. Llevamos dos ediciones donde “en las finales hay mucha batalla y llega algún equipo tapado que gana a un favorito en cuartos o semis“.

Además para la ABP, la Copa del Rey es un momento de intenso trabajo. Se aprovecha “para seguir en contacto con muchos jugadores, reunirnos con todos los que estamos implicados en el baloncesto: ACB, FEB, entrenadores…“. El saldo final como Asociación es muy positivo porque “recogemos inquietudes y tenemos el pulso de todo el ecosistema en el que trabajamos“.

Cuando enumera tres cosas con las que quedarse, Alfonso Reyes lo tiene claro: “el bloque de jugadores de Valencia Basket, la capacidad que tiene Sergio Llull de resolver un partido y el nacimiento de su sobrino Axel“.